Coaching: habilidades personales a tener en cuenta para ejercerlo

coachingMucho hemos escuchado, y dicho, sobre el coaching y los beneficios que puede aportar tanto para el desarrollo personal como organizacional. Es por eso que en esta nota no ahondaremos mucho en ese aspecto. En esta ocasión, en cambio, nos dedicaremos a destacar cuáles son las actitudes, características y habilidades que debe tener una persona para convertirse en un excelente coach.


En ese sentido, recientemente, la empresa española TISOC Coaching, líder en el desarrollo de esta disciplina profesional en España, realizó un análisis sobre aquellas habilidades que idealmente deberían reunir todas aquellas personas interesadas en incorporar el coaching a su esfera personal y profesional.
Ricky Gomes, coach presidente de TISOC, explicó: “Un buen coach nace y se hace. Existen habilidades innatas, que son un excelente punto de partida. Sin embargo, es necesario formarse adecuadamente para moldear esas habilidades y desarrollarlas.”
A continuación, enumeramos las 7 habilidades de un buen coach:
1. Empatía. Se trata de la capacidad para observar a los demás, captar lo que están pensando y meternos en su piel. Una buena sesión de Coaching empieza precisamente por este punto, por observar y empatizar. Si somos capaces de ponernos en el lugar de las personas de nuestro entorno para entenderlas un poco mejor y responder de forma solidaria ya tenemos un punto a nuestro favor.
2. Equilibrio y madurez. Un coach ha de ver la vida como un camino de mejora en el que el cambio es el motor del desarrollo personal y profesional. Como resultado de esa evolución, necesita haber llegado a un punto de madurez y equilibrio antes de colocarse frente a un coachee. Todos tenemos nuestros conflictos y áreas de mejora por resolver. Son necesarias buenas dosis de autoconocimiento y de equilibrio emocional para ofrecer un coaching solvente.
3. Asertividad. Ante una situación de conflicto existen tres tipos de reacción: dejarse llevar por los demás para evitar el conflicto; volverse autoritario y agresivo, y, por último, ser capaz de defender su postura sin faltar al respeto de otros ni amedrentarse. Un coach en funciones responderá a este último tipo, el de las personas que saben decir “no” sin gritar y que no tiene problema en discrepar abiertamente.
4. Intuición. Fiarnos de nuestra intuición sobre algo que está sucediendo nos puede llevar a niveles más profundos de comprensión. Añade además otra dimensión a nuestra lógica habitual y a la mera perspectiva racional. Eso sí, se recomienda al coach principiante contrastar lo intuido hasta llegar a la convicción. Si tu intuición es de las que no falla tienes mucho ganado para ejercer como coach.
5. Comunicación. Saber preguntar y comunicarse eficazmente va a ser básico, pero saber escuchar puede ser incluso más importante. Y cuando hablamos de escuchar o de comunicar lo hacemos en el sentido más amplio de la palabra. No olvidemos que sólo un 7% de nuestro mensaje se traslada a través de las palabras y que sobre todo transmitimos a través de nuestra entonación y lenguaje corporal.
6. Capacidad de análisis y de síntesis. Si la capacidad analítica nos permite disgregar la realidad en muchos elementos para revisarlos y descubrir sus relaciones, la capacidad sintética hace que podamos ver esos elementos como un todo único. Una y otra permiten al coach organizar la información para que su visión sea más completa y ajustada a la realidad.
7. Tenacidad. El coaching exige una disciplina férrea que no siempre es fácil observar. Si somos de esos que se mantienen firmes y que se adhieren a su propósito sin arrugarse ante la dificultad estaremos en el camino para ser buenos coaches.

Esperamos que les haya gustado la nota de hoy. Si tienen ideas que aportar o reflexiones sobre la nota, los invito a compartirlas.

¡Que tengan todos un muy feliz día!

Fuente: http://portaldelcoaching.com/

Por favor, síguenos y regálanos un "me gusta":
error

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.