Archivo del Autor: Jacqueline Antonetti Moreno

Lo que muchas personas en un rol de influencia obvian.

that-way-1496856Por Jacqueline Antonetti Moreno – Comunicadora Transformacional. Experta en diversidad. Autora #1 en ventas. Encuentra-soluciones.

Desde hace unos días he estado notando la frecuencia con que aparecen historias en las que una persona en una posición de influencia o autoridad en una organización o institución, considera que el camino que su(s) seguidor(es) quiere(n) tomar no es el “correcto” según su perspectiva, bien sea porque la persona supuestamente no tiene las cualidades necesarias para ser exitoso en esa vía o porque ese camino no le generará “estabilidad” u oportunidades. Sin embargo, en aquellos casos en que por alguna razón el escucha no se deja llevar por la opinión de su mentor u orientador, el individuo termina siendo el claro y puro ejemplo de lo equivocada que estaba esa persona de autoridad.

Ahora bien, ¿por qué la persona en un rol de influencia estaba equivocada? Yo elijo pensar que no es por mala intención sino todo lo contrario, por una intención noble y basada en el amor que le hace desear lo mejor para la otra persona. Como yo lo veo, se trata de que esta situación surge a partir del simple, pero poderoso principio de que NO vemos la realidad como es sino como somos nosotros. Es decir, el ser humano tiende a juzgar todo lo que ve, para bien o para mal, pero al final se trata de juicios. El asunto es que eso juicios provienen de los valores, las creencias y las experiencias personales de cada uno de nosotros. Entonces, lo que para unos funciona de maravilla, para otros no.

Más arriba me refería a los casos en los que la persona recibiendo el “consejo o guía” decidió, por alguna razón, no escuchar a su mentor, lo cual les dio excelentes resultados. Pero lo que realmente me motivó a escribir este artículo son los numerosos casos (que quizás sean la mayoría), en los que el respeto y la admiración a ese mentor hace que el pupilo o seguidor termine creyendo ciegamente en sus palabras y quede condenado a una vida de desdicha e insatisfacción, por seguir un camino que no fue diseñado para él y que no lo llevará a vivir su propósito de vida. Lee el resto de esta entrada

El poder de la palabra como fuente de motivación de los empleados.

Por Jacqueline Antonetti Moreno – Comunicadora Transformacional. Experta en diversidad. Autora #1 en ventas. Encuentra-soluciones.

Como comunicadora innata y de carrera, soy una firme creyente en el poder que tienen las palabras que pensamos y que expresamos vía oral o escrita.Motivacion

Las palabras tienen el poder de motivar o desmotivar a la gente. Por ende, las palabras tienen el poder de hacernos avanzar indetenibles hacia el logro de una meta o hacernos abandonar a mitad de camino. Es por eso que, como líderes, es necesario que hagamos una selección consciente e inteligente de nuestras palabras tanto a la hora de dirigirnos a nuestro equipo de trabajo como al momento de crear nuestros diálogos internos.

Por ejemplo, uno de los casos más obvios de esta diferencia son las palabras problema vs. desafío. Cuando se presenta una situación que parece limitar la consecución de nuestro plan de trabajo, la tendencia natural es a verlo como un ¨problema¨. El asunto con esa palabra es que al mencionarla, nuestra mente inmediatamente se condiciona a enfocarse en el ¨problema¨. Asimismo, comenzamos a experimentar sensaciones que tienen su origen en el miedo: ansiedad, angustia, etc. Esto, a su vez, limita nuestra capacidad de acceder a nuestra fuente interna e ilimitada de soluciones y recursos, dificultando la superación de la adversidad. Lee el resto de esta entrada

Siete razones por las cuales las empresas (y las personas) deberían enfocarse en ser competentes en lugar de competir.

Por Jacqueline Antonetti Moreno – Comunicadora Transformacional. Experta en diversidad. Autora #1 en

Se la pieza que le falta al rompecabezas.

Se la pieza que le falta al rompecabezas.

ventas. Encuentra-soluciones.

A lo largo de mi vida he sido una firme creyente de que nosotros debemos competir con nosotros mismos en lugar de competir con los demás. Esto quiere decir, enfocarnos en ser la mejor versión posible de nosotros mismos y asegurarnos de que hoy somos mejores de lo que éramos ayer. Sin embargo, yo sabía esto instintivamente, pero no era realmente consciente de los beneficios que tener esta “filosofía de vida” trae hasta hace unos 12 años atrás.

A principios de los años 2000 en Venezuela, donde crecí y viví por mas de 30 años, existían dos proveedores principales de servicios de telefonía celular que eran tan competitivos que continuamente resaltaban en sus comerciales de televisión lo que hacían mejor que su competidor e incluso lo que “el otro” hacía mal. Tal “guerra de anuncios” era hasta divertida de observar; al punto que la gente no podía esperar por la respuesta del competidor cada vez que uno de ellos lanzaba una nueva campaña publicitaria.

Un día, en una reunión familiar, hablamos sobre la competencia descrita más arriba con uno de mis hermanos, quien había sido nombrado recientemente Vicepresidente de Operaciones Comerciales en una de estas grandes empresas. Todos hicimos comentarios sobre lo divertido que era ver esta competencia y así por el estilo y luego él dijo, con una sonrisa en su cara, que el comercial más reciente que habíamos visto sería el último en abordar las fallas de su competencia. Él había iniciado una nueva política de publicidad: se enfocarían en resaltar lo que hacían extraordinariamente bien en lugar de resaltar lo que los demás hacían mal.

Todos parecíamos un poco perdidos, pero mi momento de realización vino cuando él explicó la razón por la cual tomó esa decisión. Dijo algo como (palabras más, palabras menos): “nosotros tenemos valiosas cualidades que estoy seguro de que si la gente las conociera, muchos de ellos nos considerarían su primera opción. Pero estamos tan centrados en atacar al competidor que estamos olvidando lo que nosotros tenemos para ofrecer.”

¡Bum! ¡Repentinamente me di cuenta! ¡Mi filosofía de vida tenía sentido! Yo seguía siendo una humana “rara” por pensar de esa manera, pero las palabras de mi hermano me acababan de aclarar porqué estaba bien ser “rara”.

Sin extenderme más, presento a continuación las razones por las cuales creo firmemente que es mucho más productivo, tanto para las empresas como para los individuos, ser competentes en lugar de ser competitivos.

1) Alineado con lo que dijo mi hermano, cuando una persona (o empresa) se enfoca en competir con los demás, él/ella pierde el foco en sí mismo. Y, ¿qué sucede cuando perdemos el foco en nosotros mismos? Nos desconectamos de quienes somos en realidad y de lo que tenemos para ofrecer. Por el contrario, cuando nos centramos en ser competentes, necesariamente tenemos que estar conscientes de nuestros talentos y fortalezas, lo cual significa que prestamos atención a quien somos realmente.

2) Cuando competimos con otros perdemos lo que nos hace únicos. Para que algo (o alguien) sea “mejor que”, ambos tienen que tener características y cualidades idénticas.  De lo contrario, ¿cómo podemos compararlos? No podemos comparar peras con manzanas. Entonces, trabajamos en ser, lucir o actuar igual que nuestro competidor. Por otra parte, cuando nos enfocamos en ser competentes, trabajamos en mejorar eso que nos hace diferentes.

3) Cuando competimos con los demás, ponemos nuestra autoestima en las manos de terceras personas. Debido a que nos desconectamos de nuestra verdadera esencia y de lo que nos hace únicos, terminamos creyendo que no somos tan buenos como los demás y, esto tiene un impacto tremendo en nuestra auto imagen y, por lo tanto, en nuestro desempeño. Cuando nos centramos en ser nuestra mejor versión posible, no nos estamos midiendo a nosotros mismos por lo que otros han logrado sino por lo lejos que nosotros hemos llegado. Esto nos permite ejercer el rol que estamos destinados a ejercer a nuestro máximo potencial.

4) Al centrarnos en competir con los demás, somos más propensos a crear conflicto que a construir alianzas. No es un secreto lo poderoso que es el trabajo en equipo. Una empresa no puede crecer si sus empleados no trabajan en equipo y, un equipo de alto rendimiento se construye sobre las bases de sólidas alianzas. Cuando nos enfocamos en ser competentes, no nos dejamos llevar por el ego y esto nos permite ser auténticos, trabajar en equipo, enfocarnos en la meta común y simplemente “ser la pieza necesaria para completar el rompecabezas.”

5) Cuando ponemos nuestra atención en ser competentes, somos capaces de reconocer el valor que los demás traen a la mesa y nos abrimos a aprender de ellos. Por el contrario, cuando competimos con los demás, el temor de no ser “tan bueno como” o “mejor que” nos impide ver lo que podemos hacer mejor.

6) Similar al punto anterior, cuando una persona se enfoca en construir aptitudes en lugar de competir, él/ella no tiene problemas en ser responsable porque sabe que sus resultados dependen de él/ella, de sus acciones y sus decisiones. La gente que se enfoca en competir tiende a culpar a los demás cuando los resultados no son los esperados -bien sea que con el término “los demás” se refiera a personas o situaciones-, perdiendo así una gran oportunidad de crecimiento y evolución.

7) Por lo general, la competencia evita que la gente vea el gran valor que la diversidad trae a sus vidas, bien sea que hablemos desde el punto de vista empresarial o como individuos. La diversidad es una fortaleza enorme porque es la semilla de la creatividad y la innovación. Cuando nos centramos en construir capacidad, nos abrimos a ver el valor que añaden esas diferencias a nosotros, a nuestra evolución y, finalmente, a nuestra visión.

Pudiera seguir escribiendo sobre la importancia de enfocarnos en construir aptitudes versus competir, pero pienso que estas siete razones resumen bien mi punto.

Invito a los profesionales en roles de liderazgo a compartir estos pensamientos con sus equipos e inspirar a los miembros de esos equipos a trabajar en ellos mismos como la “fórmula secreta” para alcanzar los objetivos comunes. Les puedo asegurar que serán empleados más felices y motivados y, por lo tanto, la productividad de la empresa crecerá exponencialmente.

Si te gustó este artículo, por favor compártelo.

 

Por qué elijo inspirar en lugar de persuadir (y tips para hacerlo)

sun-in-my-hands-1308778Por Jacqueline Antonetti Moreno – Comunicadora transformacional. Experta en diversidad. Autora #1 en ventas. Encuentra-soluciones.

Comencé el año 2016 con la decisión de combinar mis iniciativas de emprendedora con un “trabajo formal” como una manera de generar un mayor impacto positivo en el mundo. ¿Por qué? Porque aunque es cierto que observar desde afuera ofrece una hermosa vista del bosque completo -lo cual es muy útil para guiar a mis clientes en el proceso de encontrar sus propias (y mejores) soluciones-, también es cierto que a veces necesitamos colocarnos en la posición de los que están adentro para poder entender lo que ellos miran y, con eso viene la comprensión de cuáles son los obstáculos que están viendo. ¿El resultado? Un entendimiento más profundo de todas las piezas del rompecabezas, así como mayores oportunidades de inspirar una transformación positiva tanto en las empresas como en los individuos.

Así fue que empecé la búsqueda de empleo a principios de enero y, aunque no he encontrado trabajo aún, lo cual pudiera ser visto como un proceso infructuoso, he tenido éxito en añadir nuevos aprendizajes a mi vida profesional con tan sólo observar un par de cosas, de las cuales me enfocaré únicamente en la que considero relevante para este artículo.

Una de las habilidades más buscadas en cargos de mercadeo, comunicaciones y desarrollo de negocios es la capacidad de persuadir e influenciar a los demás. En otras palabras, la habilidad de “lavarle el cerebro” a la gente. Seamos honestos, las organizaciones quieren profesionales que convenzan a los demás de tomar decisiones que son convenientes para la empresa, sea que estas personas sean empleados, proveedores, clientes o potenciales clientes. Yo entiendo esto desde el punto de vista de negocios teniendo yo misma una empresa. Sin embargo, este es uno de los mejores ejemplos de lo que significa mirar solo el árbol que tenemos en frente, en lugar de mirar el bosque completo. Lee el resto de esta entrada

10 frases motivacionales para mantenerte indetenible en el camino al logro

Walt Disney

Frases de Walt Disney para construir sueños – Dream builder quotes by Walt Disney.

Por Jacqueline Antonetti Moreno – Comunicadora transformacional. Autora No.1 en ventas

“El camino al logro se construye día a día y con determinación” – JAM Inspira

¡Y llegó el 2016!… ¿Cuántas veces has hecho propósitos de año nuevo y en pocas semanas (o a lo sumo meses), claudicas en tu decisión de alcanzar lo que te propusiste? ¡A todos nos ha pasado! Así que no hay que sentirse mal por eso; lo que debemos hacer es aprender a modificar esa conducta.

Una de las maneras como logramos entrenar nuestra mente para enfocarse en lo que deseamos y mantenernos trabajando con firmeza y determinación en dirección de nuestra visión es leyendo, pero más importante aún, internalizando frases que nos ayudan a mantener en alto los niveles de motivación.

A continuación, una breve selección que he hecho de frases motivacionales que estoy segura agregan valor en nuestra vida: Lee el resto de esta entrada

Ingesta de agua y la dieta

Agua: líquido vital

Agua: líquido vital

Por Lucia Lecuna – Instructora certificada de Pilates y Zumba (Canadá).

Hace unos días escuché una conversación en un gimnacio donde una persona le aseguraba a la otra que debía dejar de tomar agua “mineral” para perder peso. Para mi, agua es H2O y es vital para la vida en el planeta tierra. Pero agua es agua, y sea mineral o no, es 2/3 partes de nuestro cuerpo.

El hecho de ser mineral jamás había sido un punto importante o por el que yo me haya detenido alguna vez a pensar. Ahora viviendo en Canadá, donde el agua potable contiene todos los minerales necesarios y es suficientemente limpia como para el consumo humano, sólo recurro al agua mineral cuando es realmente imposible conseguir agua corriente.

Luego de quedar atónita por unos segundos, retomando el tema de conversación del gimnacio, me acerque a preguntar sobre la naturaleza de esa información, y las mujeres aseguraron que era lo que recomendaban los nutricionistas. Más aún me quedé en una pieza.

Pues al llegar a casa inmediatamente empecé a googlear sobre el tema. Por ningún  lado conseguí información que validara ese argumento. Mucho menos en las fuentes ‘serias” de información de salud, como Medline Plus, Clínica Mayo, Harvard, o el New England Journal of medicine.

Luego de calmar mis inquietudes, recordé algunos temas relacionados a vitaminas y minerales que surgen en la población que es fanática de la automedicación. Muy distante a pretender burla alguna, sino con la preocupación sobre la salud de la gente común, hoy refresco otras creencias informales sobre este tema:

  1. Las vitaminas engordan. Los suplementos nutricionales de vitaminas no engordan. El asunto es que sin el seguimiento de un médico, el exceso de vitaminas y minerales si pueden ser nocivos para la salud. Por ejemplo Vitamina E en exceso puede llegar a dañar el hígado.
    • Cuando un medico te pregunte si estás ingiriendo algún  medicamento y lo único que tomas son vitaminas, trata de especificar cuáles y en qué dosis. Resulta que algunas interfieren en la coagulación de la sangre, y otras dificultan la absorción del hierro o calcio de los alimentos.
  2. Las vacunas dan enfermedades a los niños, incluyendo autismo. Desgraciadamente este tema ha generado muchas muertes y es muy clara la respuesta. El estudio que afirmó que la vacuna de la rubeola daba Autismo fue tergiversado, cosa que admitió su autor años después de publicado. El estudio jamás fue aceptado en revistas científicas serias pues la base no era numéricamente representativa ni se controlaron factores externos. La comunidad médica mundial está alarmada y siguen haciendo esfuerzos para mantener el uso de la medicina preventiva.
  3. Los minerales pueden ser agregados a cualquier alimento. Básicamente lo que se sabe es que los alimentos cargan distintas cantidades de minerales. En la mayoría, el alimento debe consumirse crudo (por ejemplo en los vegetales de hojas verde oscuro, como la espinaca). En otros, la capa que recubre al alimento se debe conservar y consumir (la papa), así como en otros, es vital la cocción total (carnes blancas como la de las aves y puerco). El uso de preservativos está siendo estudiado y muy cuestionado en la actualidad.
    • Hay países donde las vitaminas se venden con récipe médico. Trate de consultar a un médico o un nutricionista sobre qué, cuándo y cómo.
    • Ingiera la cantidad de agua que su cuerpo le pide, e incluso más.
    • La sensación de sed sebe ser atendida de inmediato.
    • No sustituya el agua por otras bebidas.
    • Pida que le refieran a un médico o nutricionista si tiene dudas respecto a su ingesta de agua. Hoy día se recomiendan más de 2.7 litros de agua al día para un adulto.

Si te gustó, recuerda compartir.

 

Se cierra un ciclo y se abre otro: ¿qué hacer? – PARTE 2

Por Jacqueline Antonetti-Moreno – Comunicadora transformacional y autora #1 en ventas

Nuevas oportunidades

Puerta a un nuevo ciclo / Door to a new cycle

La semana pasada hablaba de cómo cerrar un ciclo productivamente para poder abrir uno nuevo. Hoy hablo sobre cómo iniciar el nuevo ciclo de cara al año nuevo.

Lo primero que tengo que decir es que no puedo evitar sentir una gran alegría interior cuando estoy frente a una nueva puerta, porque al final eso representa para mí un nuevo ciclo: una puerta a nuevas oportunidades, a nuevos aprendizajes, a nuevas experiencias, a evolucionar, a conocer nuevas personas, a elevar mi nivel de consciencia, a enriquecer mi vida, hacer las cosas de una manera diferente (y a veces mejor); en fin, una puerta que me llevará “de soñarlo a lograrlo”, como el título de mi libro.

Ahora bien, ¿cómo puede uno prepararse para iniciar un nuevo ciclo con una alegría que supere la incertidumbre de lo desconocido? Muy sencillo: ¡trabajando en construir el futuro que deseamos! A continuación te detallo cómo hacerlo. Lee el resto de esta entrada

Se cierra un ciclo y se abre otro: ¿qué hacer? – PARTE 1

Se cierra un ciclo.

Cerrando ciclos

Por Jacqueline Antonetti-Moreno – Comunicadora transformacional y autora #1 en ventas

Inicia el mes de diciembre, lo cual tiene un doble significado: se cierra un ciclo de 365 días y comienza un nuevo ciclo de 365 días más.

Uno de los grandes aprendizajes que he tenido en mi vida es que para poder abrirnos y avanzar hacia nuevas experiencias es necesario cerrar ciclos. Pero, ¿cómo se cierra un ciclo? O mejor dicho, ¿cómo se cierra un ciclo de manera productiva y positiva para nuestras vidas? Bien, te comento a continuación.

Lo primero que debemos tener presente es que en la medida que seamos más conscientes de nuestras acciones, más sencillo se nos hará alinear nuestra vida con nuestro verdadero “yo” y, esa alineación nos trae plenitud, paz y felicidad a nuestras vidas.

Dicho esto, te listo unas recomendaciones para cerrar ciclos de manera tal que mantengas esa alineación y coherencia de la que hablo: Lee el resto de esta entrada

Cómo combatir los 10 pensamientos negativos más comunes

Elimina los pensamientos negativos.

Cómo eliminar los pensamientos negativos.

Por Jacqueline Antonetti Moreno

Así como existen pensamientos negativos que nos son comunes a todos los seres humanos, también existen maneras de identificarlos y transformarlos en pensamientos positivos. A continuación te sugiero cómo.

Sí, soy una mujer sumamente optimista, pero eso no fue siempre así. Es decir, creo que tengo una naturaleza optimista porque hasta hace no muchos años atrás, cada vez que me encontraba atravesando algún tipo de crisis, mi “subconsciente” (¿o alma, quizás?), me decía que eso también quedaría atrás y, que con el pasar del tiempo, hasta daría gracias a Dios por ese evento que en su momento parecía horrible. Sin embargo, no me era posible mantener ese espíritu optimista en la cotidianidad del día a día. Todo lo contrario, mi cabeza se llenaba de pensamientos negativos que hacían perder la capacidad de disfrute cuando las cosas marchaban bien.

Decidida a cambiar mi vida, empecé mi viaje por el camino del crecimiento personal y logré identificar la aparición de estos pensamientos negativos con frecuencia e identifiqué también el impacto que ellos tenían en la forma cómo vivía y en cómo interpretaba mi realidad.

Es entonces cómo, a partir de mi experiencia, hoy pongo a tu disposición algunas maneras de combatir esos pensamientos que te impiden ver la vida de hermosos colores. Lee el resto de esta entrada

¿De qué color es la vida? Del color del cristal con que miramos

Cristales de colores. Imagen de StockSnap.io (Por Sarah Crutchfield)

Cristales de colores.
Imagen de StockSnap.io (Por Sarah Crutchfield)

Por Jacqueline Antonetti Moreno

El color del cristal a través del cual miramos es una decisión personal. Es decir, está bajo nuestro control ver la vida en blanco y negro o verla a color (y de qué colores verla).

No es la primera vez que menciono en mis escritos o en alguna de las maneras como transmito mis mensajes que nuestra realidad depende de la forma como la miramos y, es algo en lo que sigo insistiendo porque continúo viendo que existe en el mundo la necesidad de elevar la consciencia alrededor de este tema.

En esta oportunidad me apoyo en la sabiduría del gran maestro, recientemente fallecido, Dr. Wayne W. Dyer, porque su manera de decir las cosas es muy especial. Su voz, sus palabras, la expresión de su cara están llenos de una calidez y un amor que sólo los seres muy elevados poseen. Escucharlo hablar es un deleite y cada vez que veo videos de él, descubro nuevas enseñanzas a pesar de que muchas veces repite las mismas historias y los mismos ejemplos que he ya he escuchado en muchas otras ocasiones. Me atrevo a decir que las enseñanzas de Dr. Dyer son como los buenos libros de cabecera: no importa cuántas veces los leas, siempre hay algún nuevo descubrimiento. Lee el resto de esta entrada