El poder de un buen porqué.

Importancia de la motivación.
El poder del porqué.

¿Cuántas veces has deseado lograr algo que por su magnitud te parece inalcanzable; sencillamente ‘imposible’? ¿Cuántas veces al pensar en ese sueño que quisieras alcanzar piensas ‘pero cómo puedo yo llegar a eso’? ¿Cuántas veces te has dicho a ti mismo(a) ‘no tengo el dinero, no tengo el tiempo, no tengo la formación o las competencias…’ En fin, ¿cuántas veces has llenado tu cabeza de numerosos ‘no tengo’ y/o ‘no puedo’? Y, ¿cuántas de esas veces te has detenido a pensar el porqué deseas lograr esa meta?

Pues te cuento algo: no eres la única persona a la que le sucede eso. De hecho, esa fue mi historia durante la mayor parte de mi vida, hasta que descubrí el poder del porqué: ¿por qué quiero lograr lo que deseo alcanzar? La respuesta a esa pregunta cada vez que me planteo una meta me permite saber con anticipación si tendré la determinación para llegar a donde deseo o no y, por ende, puedo tener una idea más clara de mis probabilidades de éxito.

 

El elemento “clave”

Mi papá fue un hombre con características bastante “terrenales”, por decirlo de alguna manera… Un corazón de gran nobleza, pero un temperamento bastante complejo. De entre su lista de fortalezas y áreas de mejora, una de las cualidades que más admiración me producía era su fuerza de voluntad. ¿Cuánta determinación y cuánto autodominio hacía falta para mantenerse firme en su decisión de dejar de ingerir licor siendo un hombre alcohólico? Sí, así como lo lees. Mi papá fue un hombre alcohólico que un día decidió renunciar al licor y no probarlo más nunca. Lo hizo literalmente “de la noche a la mañana” y se mantuvo fiel a su elección hasta el día que falleció, hace unos pocos meses. Y tiene más mérito aún porque no acudió a ningún organismo o persona de apoyo para no claudicar. Pero, ¿cómo lo hizo? Yo me preguntaba lo mismo cada vez que pensaba en ese inmenso logro.

Recuerdo decir muchas veces que yo desearía haber heredado de mi papá su gran fuerza de voluntad porque me consideraba totalmente incapaz de manifestar esa cualidad. Sin embargo, aunque mi papá había narrado muchas veces su historia y con eso, explicaba porqué había tomado esa decisión, no fue sino hasta que me tocó tomar una decisión de gran trascendencia para mí que entendí cuál era la clave: la razón por la cual uno desea lograr lo que desea lograr es 99% responsable de que nos mantengamos decididos a lograrlo; es lo que nos impulsa a seguir a pesar de las tentaciones y los obstáculos que se presenten en nuestro camino hacia la meta. ¡Ese es el poder del porqué! O lo que yo llamo en mi libro digital “De soñarlo a lograrlo”, ‘La causa del movimiento’.

Si la idea de un sueño te persigue a pesar de lo ‘imposible’ que te parece hacerlo realidad, entonces te invito a cambiar tus diálogos internos donde cuestionas tu capacidad de alcanzar lo que deseas por la sencilla, pero poderosa pregunta ¿por qué deseo alcanzarlo? Ese es un muy buen comienzo para saber si tendrás la actitud y la determinación necesarias para superar los retos que se te presenten en tu camino hacia el logro.

 

Cuento contigo para esparcir luz en la vida de más personas y así hacer de éste un mejor planeta. Es por eso que te pido que si te gustó este artículo por favor comentes y/o compartas.

 

¡Feliz y bendecida semana!

 

Por favor, síguenos y regálanos un "me gusta":
error

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.