Equilibrar nuestro ser

Feng Shui Personal

Por Liliana Zuñiga Petro – Especialista en Feng Shui

El feng Shui como arte milenario que busca el equilibrio en torno al ser humano, es realmente positivo y favorable para activar cada área del hogar, oficina o negocio, un espacio con los elementos, colores y formas adecuadas va a repercutir de manera positiva en muchos aspectos de nuestra vida, ayudando a conseguir el empleo ideal, la pareja perfecta, una buena salud y el viaje que durante mucho tiempo hemos planeado, entre otras peticiones que los consultantes puedan realizar.Equilibrio

Hacer Feng Shui y llevar equilibrio a un lugar determinado está bastante marcado por la energía de las personas, la aplicación de un correcto Feng Shui puede funcionar a la perfección por cierto tiempo, pero lo perdurable de estos cambios va a depender en gran medida de nuestra esencia, esa trilogía que nos envuelve entre la energía del momento de nuestro nacimiento, la energía de nuestras acciones y la energía de nuestro entorno, lo que se conoce como la trinidad cósmica, el conocimiento en esta práctica me han llevado a desarrollar con los clientes la conciencia de éxito en varios aspectos, mucho más allá de un lugar preciso, de elementos y formas, pues solo cuando nos conectamos con nuestro ser y el universo o deidad en la cual se cree, es cuando los verdaderos milagros empiezan a ocurrir.

Reconocer nuestros rasgos negativos

Es sumamente necesario evaluarnos como seres humanos, reconocer nuestras partes oscuras, nuestras debilidades y honrarlas para poder avanzar en el camino evolutivo, primero que nada debemos reconocer lo negativo que hay en nuestro ser para poderlo trabajar, descubrir y saber cómo manejarlo en el momento en que se haga presente, producto de los cambios internos y externos que podemos presentar en nuestro día a día.

La rabia, el desánimo, la envidia, el rencor y la impotencia, entre otros, son rasgos propios del ser humano y todos podemos manifestarlos en algunos momentos, producto de un ataque, sentimiento o suceso que nos toque enfrentar, lo ideal es no permanecer en estos estados y mucho menos alimentarlos, la mejor forma es reconocer cuando estén a punto de aflorar y tratar de cambiar esas frecuencias por las que realmente nos impulsan y motivan a seguir adelante, existen varios recursos para salir de esos estados, pero lo imprescindible es concienciar que éstos episodios negativos solo atraerán más acontecimientos vibracionales semejantes.

Uno de los recursos para salir de estados de enojo y frustración es alejarse de la atmósfera donde se recrean o desarrollan, por ejemplo, si ocurren en una oficina o en su casa, puede funcionar salir de ese espacio y realizar ejercicios de respiración para tratar de calmar nuestros pensamientos, que son los que accionan nuestros sentimientos, es decir, si pienso que alguien me hirió, la consecuencia va a ser sentirme triste y la reacción podría ser llorar o responder de la peor forma en acción de defensa. Así que pensar en otra situación, escuchar música agradable, recurrir a la aromaterapia con incienso o splash, hacer ejercicios o buscar hablar con alguien que nos genere bienestar, ayudará a dejar atrás el disgusto o mal momento.

Enviar frecuencias de amor

Hay quienes de acuerdo a las actividades que deben enfrentar a diario salen contra reloj de casa o del sitio de trabajo, las cuales implican intercambios energéticos como conducir o trasladarse de un lugar a otro, esto, muchas veces puede tirar por la borda la energía de positivismo con la cual hayamos salido de casa, lo más recomendable es tratar de no engancharse con el otro, pues ese estado de rabia a quien desequilibra es sin duda a quien lo genera, por esta razón evite salir apresurado y si otra persona va más a prisa que usted envíe mensajes positivos y desee que llegue a buen destino y de manera feliz, la sensación de bienestar que esta pequeña y silenciosa acción genera en usted es tan grata que estoy segura que continuará repitiéndola a diario, la idea es ir irradiando armonía y paz, desde nuestro ser a los otros, la recompensa vendrá más temprano que tarde.

Ceder el puesto o dejar que la otra persona avance antes que nosotros son acciones pequeñas y en la medida que van formando parte de la cotidianeidad pueden ir variando e incrementándose, dejando en usted cambios significativos que poco a poco le irán convirtiendo en un ser lleno de energías positivas.  Con acciones como éstas podemos hacer lo que yo denomino el Feng Shui Personal, pues no todo depende del entorno, lo primero que debemos modificar es nuestro ser, para empezar a generar los cambios positivos y necesarios que luego pasarán a impregnar nuestros espacios y así todo cuanto nos rodea.

Con amor Liliana Zúñiga Petro

Si te gustó este artículo y crees que alguna otra persona le puede interesar, comparte.

 

Publicado el 12 julio, 2016 en Actitud positiva, Alcanzar los sueños, Español, Espiritual, Familia, Frases motivadoras y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. .

Deja un comentario