Lo que muchas personas en un rol de influencia obvian.

that-way-1496856Por Jacqueline Antonetti Moreno – Comunicadora Transformacional. Experta en diversidad. Autora #1 en ventas. Encuentra-soluciones.

Desde hace unos días he estado notando la frecuencia con que aparecen historias en las que una persona en una posición de influencia o autoridad en una organización o institución, considera que el camino que su(s) seguidor(es) quiere(n) tomar no es el “correcto” según su perspectiva, bien sea porque la persona supuestamente no tiene las cualidades necesarias para ser exitoso en esa vía o porque ese camino no le generará “estabilidad” u oportunidades. Sin embargo, en aquellos casos en que por alguna razón el escucha no se deja llevar por la opinión de su mentor u orientador, el individuo termina siendo el claro y puro ejemplo de lo equivocada que estaba esa persona de autoridad.

Ahora bien, ¿por qué la persona en un rol de influencia estaba equivocada? Yo elijo pensar que no es por mala intención sino todo lo contrario, por una intención noble y basada en el amor que le hace desear lo mejor para la otra persona. Como yo lo veo, se trata de que esta situación surge a partir del simple, pero poderoso principio de que NO vemos la realidad como es sino como somos nosotros. Es decir, el ser humano tiende a juzgar todo lo que ve, para bien o para mal, pero al final se trata de juicios. El asunto es que eso juicios provienen de los valores, las creencias y las experiencias personales de cada uno de nosotros. Entonces, lo que para unos funciona de maravilla, para otros no.

Más arriba me refería a los casos en los que la persona recibiendo el “consejo o guía” decidió, por alguna razón, no escuchar a su mentor, lo cual les dio excelentes resultados. Pero lo que realmente me motivó a escribir este artículo son los numerosos casos (que quizás sean la mayoría), en los que el respeto y la admiración a ese mentor hace que el pupilo o seguidor termine creyendo ciegamente en sus palabras y quede condenado a una vida de desdicha e insatisfacción, por seguir un camino que no fue diseñado para él y que no lo llevará a vivir su propósito de vida.

Esos son los casos que llaman a la consciencia del líder a ser responsable en el uso de sus palabras y a ser más consciente del impacto que sus afirmaciones y creencias tienen en la vida de sus seguidores. Y esto es aplicable tanto en el mundo corporativo como en la vida cotidiana, pasando por la instituciones educativas, los padres, los políticos, las celebridades y toda situación en donde haya una persona en posición de influenciar a otros.

Yo conozco un caso muy cercano que, justamente por lo cercano me ha permitido experimentar las dos caras de esta misma moneda. Mi esposo, profesional brillante y experto en el modelo de negocios de franquicias, acudió -con mucha fe- hace unos cuatro años aproximadamente a donde una reclutadora que le habían recomendado. El resultado de la reunión fue un “consejo” de no buscar trabajo en el área de franquicias porque de acuerdo a ella, en ese sector no había muchas oportunidades.

Yo estuve presente en esa reunión porque la idea era que nos atendiera a los dos y, recuerdo que yo salí de ahí dudando de las palabras de esta señora porque me era un poco difícil creer que no hubiese oportunidades en esa área. Pero bueno, al igual que mi esposo, decidí escuchar su consejo porque después de todo, ella era la experta en reclutamiento y no nosotros, además en un país nuevo para nosotros.

El cuento largo, corto, fue que transcurrió más o menos un año (quizás un poco menos) y, se le presentó a mi esposo una oportunidad de trabajo en Canadá, no solo en el área de franquicias sino además en la misma franquicia de la cual él es socio desde hace 19 años en Venezuela. Es decir, además de conocer perfectamente el modelo de negocios (franquicia), conocía muy bien el tipo de franquicia. Para no extenderme, hacer caso omiso a lo que con buena intención le había dicho la reclutadora unos meses atrás, fue lo que le abrió las puertas a su primera experiencia laboral en Canadá y a muchas otras más.

Aquí deseo hacer un paréntesis y mencionar lo que desde mi perspectiva es una de las más grandes diferencias entre un consejero o mentor y un coach y, que considero uno de los valores más poderosos del coaching: el coach no influencia ni induce las decisiones, creencias ni valores del cliente. Todo lo contrario, el coach reconoce y respeta la individualidad del cliente y sólo guía el proceso a través del cual el cliente reconecta con su ser interior y encuentra sus propias respuestas y sus propias herramientas, las cuales le sirven para identificar y construir su propio camino; aquel que lo llevará a la vida de gratificación, auto-realización y contribución para la que nació.

De nuevo, mi intención de escribir sobre este tema y además narrar una historia personal, es simplemente invitar a la reflexión a todos los que de una u otra manera ejercemos un rol de liderazgo para que seamos conscientes de lo que muchas personas en un rol de influencia obvian: no vemos las situaciones y/o personas como son sino como SOMOS.

Si te gustó el artículo, por favor compártelo y comenta.

 

* Si eres un individuo que desea explorar el coaching o un profesional en un rol de influencia buscando generar un impacto más positivo en tu equipo, puedes contactarme directamente a jacqueline@jaminspira.com.

 

Algunas de los videos que a los que me refiero al inicio:

Acerca de Jacqueline Antonetti Moreno

[SPA] Soy una mujer, madre, esposa, amiga y profesional venezolana, inmigrante en Canadá desde 2011, con una profunda pasión por la comunicación, la creatividad y el servicio a otros. Especialista en comunicación social e integración cultural en el trabajo y la comunidad, actualmente aplico mi experticia en consultorías a empresas, Coaching Transformacional, soy facilitadora de cursos y talleres en la misma área y también me desempeño como oradora motivacional. Asimismo, creé el lema “Ser inmigrantes es una maravillosa oportunidad de reinventarnos”, soy la autora del libro No. 1 en ventas en Amazon Canadá “De soñarlo a lograrlo”, del “Proyecto Educativo S.O.F.I.A.”® y la creadora de numerosos talleres tanto digitales como presenciales. --- [ENG] I am a Venezuelan woman, mother, wife, friend and professional, born in Mexico and immigrant in Canada since 2011, with a deep passion for communication, creativity and service to others. As a specialist in communications and cultural integration in the workplace and the community, I currently use my expertise in business consulting, transformational coaching, facilitation of seminars and workshops, and motivational speaking. Furthermore, I created the slogan "Being immigrants is a wonderful opportunity to reinvent ourselves”, the "Educative Project S.O.F.I.A"®, and several courses and workshops, both in digital and onsite format. Also, I am the author of the digital book #1 bestseller in Amazon Canada “De soñarlo a lograrlo” (Spanish for "From Dreaming It To Achieving It", soon to be launched in English).

Publicado el 3 mayo, 2016 en Coaching, Español y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. .

Deja un comentario