Ocho acciones para combatir el miedo

Hace poco menos de un mes, una de mis queridas y respetadas colaboradoras de este blog, escribió un artículo sobre el miedo. Ella exponía esta clásica emoción humana como una “excusa”; una especie de auto-sabotaje que nos impide construir la vida de logros, gratificación y realización que nos merecemos.

Ahora bien, más allá de que sea una excusa o no, lo que sí he comprobado (por vivencia personal y por la de personas que conozco) es que el miedo mal manejado o visto desde un punto de vista negativo, nos paraliza, lo cual trae como resultado frustración, rabia, baja autoestima, inseguridades y la lista puede continuar hasta llenar una página completa de consecuencias negativas que resultan de dejarnos paralizar por el miedo.

Apoyate en la fe para vencer tus miedos.
La fe ayuda a combatir los temores.

En el libro que lanzaré en pocas semanas, el cual titulé “De soñarlo a lograrlo”, dedico un capítulo exclusivamente al tema del miedo porque considero de vital importancia combatir nuestros temores para poder lograr las metas que nos trazamos a lo largo de toda nuestra vida. Y, la única manera de combatir nuestros miedos es haciendo lo que nos atemoriza. Sin embargo, ese proceso de “hacer lo que nos atemoriza” debe ser consciente y paso-a-paso.

A continuación listo algunas acciones que recomiendo para romper ese estado de parálisis que produce el miedo.

  1. El miedo es una emoción humana y como tal debe ser reconocido. ¡No huyas de él! Al contrario, reconócelo y disecciónalo. Es decir, entiende cuál es la fuente de tu miedo y el porqué de él.
  2. Una vez consciente de lo que te produce miedo y porqué sientes ese temor, piensa en una sencilla acción que podrías tomar para combatir tu miedo.
  3. Plantéate cuál es el peor escenario si las cosas no salen como deseas. ¿Puedes vivir con ese peor escenario? ¿Eres capaz de ver esa caída como una oportunidad de aprendizaje? Si la respuesta a estas dos preguntas es “sí”, entonces toma la acción que te hará avanzar un paso hacia el logro de tus sueños. Verás el efecto liberador que tiene avanzar combatiendo tus miedos y notarás también que tus temores no eran los monstruos que creías.
  4. Si tu respuesta a las preguntas anteriores es “no”, entonces pregúntate ¿qué situaciones similares o incluso peores que esa has superado en tu vida? Con que tengas una sola situación en tu lista es suficiente para saber que tienes la capacidad y la fortaleza para superar ese temido escenario, así que no te detengas en tomar la acción que te planteaste en el paso 2.
  5. Si no consigues una respuesta a la pregunta anterior, entonces plantéate un reto más pequeño (una acción más sencilla aún) que te sirva para fortalecer tu autoestima y ganar más autoconfianza y luego repite nuevamente los pasos 3 y 4. Recuerda que no se trata de lograr en un día lo que te ha costado años lograr. Se trata de mantener un progreso continuo hacia la meta.
  6. Si todavía no estás muy convencido (a) de ejecutar la acción, entonces piensa qué te produce más miedo: ¿correr el riesgo de hacer algo en pro de cambiar tu situación actual o pasar el resto de tu vida deseando vivir una vida diferente y no atreverte a hacerlo?
  7. Aumenta tu fe. Como he dicho en otras oportunidades, uno de los grandes beneficios de la fe es que nos produce esperanza y, la esperanza a su vez nos hace sentirnos más fuertes y capaces. ¿Cómo puedes aumentar tu fe? Medita, lee sobre el tema, enfócate en los pequeños milagros que ocurren en tu día a día y, sobre todo, pídele a Dios, o al universo, o a la energía cósmica, o a cualquier Ser elevado que desees (puede ser un ser amado fallecido) que te ayude a aumentar tus niveles de fe.
  8. Mantente enfocado (a) en tu meta y visualiza cómo te sentirás el día que la alcances. Experimenta la sensación de logro y de felicidad que sentirás y eso debería servirte de impulso para superar tus temores.

 

Nunca olvides que nosotros somos co-creadores de nuestras vidas. Cada acción tiene una consecuencia y la falta de acción también tiene consecuencias. En el primer caso crecemos y evolucionamos, en el segundo permanecemos estancados y alimentamos la energía negativa que se deriva de no avanzar hacia el logro de nuestros sueños.

 

Si este artículo te sirvió de ayuda, entonces por favor comenta, haz clic en “me gusta” y comparte. Ayudemos a otros a combatir sus miedos.

 

 

Por favor, síguenos y regálanos un "me gusta":
error

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.