Qué son los milagros: casos de mi vida personal – Parte final

En mi artículo pasado hablaba sobre mi escepticismo en relación con los milagros hasta tiempos muy recientes y, cómo a pesar de eso hoy día soy una convencida de que existen.

Fortaleza
Voluntad sobre cuerpo

También explicaba que en mi proceso de crecimiento espiritual y personal entendí que los milagros ocurren todos los días y no consisten sólo en sanaciones que parecen imposibles o hechos extraordinarios. Los milagros incluyen todas esas pequeñas cosas que muchas veces damos por hecho y dejamos que pasen desapercibidas. También entendí que no es un asunto religioso, pero sí de fe.

A continuación, narro el segundo ejemplo de milagro del que acabo de ser testigo hace tan sólo unos pocos días, donde se pone en evidencia que nuestro espíritu y nuestra fortaleza mental puede definitivamente imponerse sobre la debilidad del cuerpo.

La voluntad de vivir por encima de los síntomas

En octubre de 2013, mi mamá fue diagnosticada con un cáncer de estómago bastante agresivo el cual hizo necesario que ese órgano fuera totalmente extirpado y, que a causa de su decisión de no aplicarse quimioterapia, la esperanza de vida era de no más de un año.

La experiencia de mi mamá con esta enfermedad ha estado llena de situaciones que nos han hecho vivir con las emociones al límite todo el tiempo. Algo así como lo que se vive al subirse a una montaña rusa… Muchos altibajos, a veces muy altos y otras veces muy bajos, han caracterizado esta vivencia. Sin embargo, lo que no deja de sorprendernos a todos los que hemos seguido su caso, es la increíble fortaleza y determinación de vivir que mi madre ha demostrado todo este tiempo. En los momentos donde pensamos que se aproxima el final, ella vuelve a renacer como el Ave Fénix.

Hace tan sólo dos semanas ella fue referida por su médico tratante a una especialista en cuidados paliativos, quien la encontró en condiciones de salud bastante desalentadoras. Luego de recetarle un tratamiento temporal y solicitar una serie de exámenes de laboratorio, volvió a verla una semana después. Lo que la doctora encontró en mi mamá fue algo que ella misma denominó un milagro (así lo llamó la misma doctora). No, mi mamá no se curó ni está como si nada hubiese sucedido, todo lo contrario, está en fase terminal. El milagro consiste en que hasta hace tan sólo dos días ella no padecía de ninguno de los síntomas propios de la enfermedad, lo cual no era consistente con los resultados que ella miraba de los exámenes médicos realizados. Es decir, el cuerpo tenía una condición, pero la mente y el espíritu tenían otra muy distinta. De hecho, la doctora le dijo a mi mamá, “esta realidad refleja que tu deseo de vivir está por encima de tu condición física”.

Los resultados médicos indicaban que mi mamá tiene metástasis en varios órganos, entre ellos el hígado. ¿Cómo es posible que teniendo un cuerpo minado por el cáncer, una mujer de 79 años que pesa menos de 40 kilos y tiene un color de piel parduzco producto de la enfermedad no padezca dolor ni ninguno de los síntomas propios de la enfermedad? Para mí la única respuesta es la que dio la doctora: ¡un milagro!

Lamentablemente mientras escribo este artículo mi mamá se va apagando poco a poco. Sin embargo, la evidencia de su drástica desmejora se ha manifestado principalmente en numerosas horas de sueño, así como “malestar de cuerpo” y mucha debilidad cuando está despierta. Y a pesar de eso, cuando hablo con ella por teléfono debido a que la vida nos llevó a vivir en países diferentes desde hace tres años, su voz todavía refleja su fortaleza y su entereza de espíritu. Insisto, si esto no es un milagro, entonces no sé qué lo es.

Asimismo, aunque muy poco probable en esta oportunidad, con mi mamá siempre está abierta la puerta a que vuelva a renacer como el Ave Fénix.

 

Me gustaría si has sido testigo o has experimentado tú mismo(a) un milagro o qué opinas sobre el tema. Por eso te invito a comentar y compartir.

 

Por favor, síguenos y regálanos un "me gusta":
error

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.