Ser bondadoso, ¿quién gana?

acto de bonadSer bondadoso es, contradictoriamente, un terrible acto de egoísmo que beneficia mucho más a quien da que a quien recibe…

La humanidad no ha sobrevivido por la capacidad de crear e innovar del hombre, sino por la necesidad de cuidarnos los unos a los otros. Charles Darwin en “El origen de las especies” muestra cierto desconcierto y asombro ante el entusiasta altruismo de las abejas obreras en las colmenas. Intuyó que la consanguinidad podría ser la razón de esa conducta, la cual no tendía a desaparecer a pesar de que estos insectos son estériles. 100 años después otro científico logró comprobarlo y lo plasmó en lo que hoy conocemos como la Regla de Hamilton.

¿A dónde quiero llegar? Una forma de ser feliz y además evolucionar es practicando la bondad y el sacrificio. Suena tan fácil y tan sencillo que quizás por eso le hemos restado méritos y no lo hacemos. En esta nota te hablaré de los beneficios que reciben aquellos que “desinteresadamente” salen de su zona de confort para ayudar a otros. Profesaba León Tolstoi, “no hay más que una manera de ser feliz: vivir para los demás.”

Hacer un regalo es una experiencia positiva capaz de aumentar la autoestima.

Un estudio publicado en 2006 en la revista “Proceedings of the National Academy of Sciences” demostró que efectivamente nuestro cerebro activa ciertas áreas de bienestar cuando realizamos un regalo. Otro ensayo, esta vez de “Experimental Social Psychology”, concluyó que la mayoría de individuos aprecia más un “regalo” si lo ha pedido explícitamente. El secreto, para que la experiencia de dar y recibir sea placentera, es dar justo lo necesitado a quien de una manera u otra lo está solicitando. Desde abrir la puerta a un desconocido con una sonrisa en el rostro, ayudar a un hermano o amigo, hasta donar sangre son actos de generosidad que resultan beneficiosos para la salud mental y corporal.

Por cierto, ¿sabían qué donar sangre libera hierra acumulado en la sangre, disminuyendo el riesgo de padecer del corazón o sistema cardiovascular? Adicionalmente, donar sangre más de una vez, baja el riesgo de sufrir de cáncer de colon, estómago, pulmón o garganta. Además, puede salvar la vida a alguien que podría contribuir a hacer de ésta una sociedad mejor.

Ser bondadoso sana, está comprobado

Allan Luks, ex- director ejecutivo del Instituto para la Promoción de la Salud y director de Big Brothers/Big Sisters de New York documentó los beneficios físicos y mentales de la bondad luego de encuestar a más de 3.000 voluntariosde todas las edades en más de 20 organizaciones de todo el país, concluyendo de la siguiente manera:

 

  • Una oleada de euforia, seguido por un largo período de calma después de la realización de un acto de bondad, produce una participación de sensaciones físicas y la liberación de los analgésicos naturales del cuerpo, las endorfinas. Esta carrera inicial es seguida por un período de más larga duración de la emoción y de mayor bienestar.

 

  • Los problemas de salud relacionados con el estrés  mejoran después de la realización de actos de bondad. Ayudar invierte los sentimientos de depresión, proporciona el contacto social, y disminuye los sentimientos de hostilidad y aislamiento que pueden causar estrés, comer en exceso, úlceras, etc. Una caída en la tensión puede, para algunas personas, disminuir la constricción en los pulmones que conduce a los ataques de asma.

 

  • Ayudar puede mejorar nuestros sentimientos de alegría, fortaleza emocional y vigor, y puede reducir la sensación enfermiza de aislamiento.

 

  • La bondad puede ayudar a disminuir la intensidad de algún dolor físico o desaparecerlo por completo.

 

  • El sólo hecho de recordar el acto de bondad que se ha realizado provoca sensaciones de bienestar y beneficia la salud aun después de horas y días.

 

  • Se logra un mayor sentido de autoestima, mayor felicidad y optimismo, así como una disminución en los sentimientos de impotencia y la depresión.

 

Desde 1980 se han realizado más o menos 30 experimentos sobre los beneficios del “egoísmo altruista”. Sonia Lyubomirsky, profesora de psicología de Stamford y una de las mentes más geniales en psicología positiva, hizo un experimento pidiéndole a la gente que se comprometiese en cinco actos de bondad al azar, para ver si tenían un aumento fiable de emociones positivas. La buena noticia es que lo hicieron, pero se demostró también que era más eficaz el continuo de las emociones positivas si se llevaban a cabo el mismo día. Sonja explicó: “Hemos hecho ejercicios muy sencillos: pagar el parking a un extraño, donar sangre, ayudar a un amigo sin que este lo supiera, escribir una carta de agradecimiento. La cuestión era poder realizar cinco actos de bondad en cinco días”.

 

No dejes pasar más tiempo: sonríe a todos, cede el paso, espera paciente tu turno, saluda cortésmente, lleva las bolsas de tu vecino, llama a tus amigos escúchalos y pregúntales por sus planes, cuida de los tuyos y sobretodo, probablemente lo más difícil, se bondadoso con aquellos no lo son contigo.

Si deseas contribuir con el altruismo en el mundo realiza el ejercicio propuesto arriba al menos por cinco días seguidos y revisa los resultados en ti mismo, luego invita a otros a realizarlo.

El que es bondadoso se beneficia a sí mismo; el que es cruel, a sí mismo se perjudica” – Proverbios 11:17

 

Comparte si ha sido de tu agrado.

¡Bendecido día!

Fuente:

el poder curativo de la bondad

5 Actos de bondad e inteligencia altruista

Acerca de Ana Iriza C.

Ana Adela Iriza, curiosa del comportamiento humano... Licenciada en comunicación social. Graduada en la Universidad Central de Venezuela. Directora de la Revista Marcas Venezuela y de Pent House Creativo, Estudio de Planificación y Soluciones Editoriales.

Publicado el 26 mayo, 2015 en Desarrollo personal y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. .

Deja un comentario