Tres beneficios clave de ser estratégicos

Seamos estrategicos
Uniendo las piezas del rompecabezas

*Si eres inmigrante o estás pensando emigrar a otro país, te sugiero que prestes mucha atención a este artículo porque lo que hablo a continuación ha sido esencial en nuestro éxito -de mi esposo y yo- como inmigrantes.

Seguramente has escuchado numerosas veces sobre lo importante que es ser estratégico para poder ser exitoso en la vida. De hecho, yo lo he mencionado otras veces en mi blog. Ahora bien, ¿sabías que ser estratégicos es mucho más sencillo de lo que parece?

Sí, ser “estratégicos” simplemente significa asegurarse de que cada acción esté unida a un propósito; así de sencillo. En otras palabras, dejar menos cosas importantes al azar o improvisar menos y ser más coherentes en nuestras acciones.

No se trata de convertirnos en robots o seres fríos y premeditados sin un ápice de espontaneidad. Se trata de saber diferenciar lo importante de lo irrelevante en relación con lo que deseamos alcanzar y, a partir de ahí establecer prioridades basados en el potencial impacto que esas cosas (o acciones) tienen en nuestros resultados. Esas prioridades requieren ser manejadas con seriedad y planificación; la espontaneidad y la improvisación las podemos reservar para los asuntos de menor impacto.

A continuación te listo tres beneficios que de acuerdo a mi experiencia son consecuencia directa de tener un pensamiento estratégico:

1. Le añade flexibilidad al plan de acción. ¿Por qué es importante esto? Porque la realidad suele ser distinta a la teoría que uno plantea al momento de planificar, razón por la cual tener la posibilidad de hacer ajustes al plan de acción de manera oportuna suele hacer una gran diferencia entre alcanzar una meta o no. Si la acción planificada está unida a un propósito, entonces es relativamente sencillo encontrar otra acción que reemplace a la original porque de lo que necesitamos estar seguros es de que esa nueva acción funcione para cumplir el propósito planteado.

2. Ayuda a mantener el foco en la meta. Para nadie es un secreto que para alcanzar metas en la vida debemos primero, tener claro cuáles son esas metas y segundo, recordarlas constantemente porque de lo contrario, es muy fácil perderse en el camino y no alcanzar lo que deseamos. Tener claro el propósito de cada acción en nuestro plan estratégico sirve de recordatorio constante de cuál es la meta que deseamos alcanzar.

3. Nos ayuda a optimizar nuestros recursos. En lo personal, cuando me planteo una meta no sólo evalúo los distintos caminos que pueden llevar a ella, sino que incluyo de manera obligatoria el análisis de cuál es la opción (u opciones) que requiere del uso de la menor cantidad de recursos posibles, bien sean recursos financieros, humanos, tecnológicos o de cualquier otra índole. Tener claro cuál es el propósito de cada acción nos permite seguir haciendo buen uso de nuestros recursos aun cuando debamos hacer ajustes a nuestro plan y sustituir una acción por otra. Asimismo, al mantener el foco en la meta como mencioné en el punto anterior, evitamos el desperdicio de recursos.

Como habrás notado, ser estratégicos es más sencillo de lo que mucha gente piensa y los resultados que derivan de serlo suelen ser extraordinarios. Así que te invito a adoptar un pensamiento estratégico en caso de que no lo tengas ya, y si lo tienes, entonces espero que este artículo te sirva para fortalecerlo aún más.

 

Si te gustó este artículo, por favor “like”, comenta y comparte.

Por favor, síguenos y regálanos un "me gusta":
error

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.