ZONA DE CONFORT, ¿la tierra prometida?

mandelaAlcanzar una meta no significa que el trabajo ha culminado; cada objetivo logrado en la vida abre una nueva perspectiva y un nuevo reto por realizar. El sueño real es una vida feliz, no un espacio seguro, tranquilo y lleno de paz donde permanecer “felices para siempre”. El triunfo representa un mayor compromiso de seguir adelante.

La intención de esta nota es describir esa maravillosa “salita de espera”, llamada zona de confort, en la que permanecemos entre el recién logrado triunfo y nuestro próximo reto. Queremos mostrar su lado positivo y confortable, pero también señalar cuando llega el momento de salir de allí para conquistar nuevos territorios.

Los grandes empresarios son exitosos porque saben identificar su punto de quiebre e intuyen el momento de dejar la comodidad para expandir su área de confort.


Cuando hablamos de la zona de confort nos referimos al espacio y tiempo preciso en el cual una persona se siente segura y, regularmente, en paz. Es la cima de la montaña donde celebramos el éxito, la merecida recompensa a todos nuestros esfuerzos.

¿Para qué nos sirve la zona de confort?
En primera instancia para celebrar y disfrutar de nuestras recompensas. Luego, para protegernos, recargar fuerzas, liberarnos del estrés y ansiedad, para salvaguardar nuestra tranquilidad y sobretodo, y en nuestra opinión lo más valioso, para reencontrar y estimular nuestra capacidad creativa e innovadora. Es decir, planificar nuestro próximo reto.

¿Qué sucede en la zona de confort?
Nos conocemos más a nosotros mismo y aprendemos. Todo está controlado, no hay que hacer mayor esfuerzo porque la conquista ha sido efectiva, el sistema instaurado funciona y aparentemente nada nos va a perjudicar. Nos sentimos cómodos, motivados haciendo el trabajo y además estamos “creciendo”.

¿Cuándo es un peligro la zona de confort?
Cuando llegamos al punto de quiebre. Es decir, cuando nos damos cuenta de que nada nuevo pasará allí y no avanzaremos más de donde estamos. No necesariamente se trata de algo malo, o alguna tragedia, simplemente nos damos cuenta que ahora nuestras necesidades son otras y no están incluidas en el área conquistada.

¡Enciende tus señales de alerta cuando notes que en tu zona de confort los dos pilares necesarios para la vida personal y profesional – creatividad e innovación – se frenaron!
Si ya no hay movimiento, nos sentimos aburridos y en medio de una rutina insoportable, quedarnos en la zona de confort, principalmente por miedo a perder lo logrado, no servirá de nada. Con esto truncamos nuestro potencial, dejamos de experimentar y vivir cosas nuevas, por tanto ya no aprendemos, no avanzaremos hacia ninguna parte y tampoco creceremos más; lo más peligroso, comenzaremos a dudar de nosotros mismos, perderemos la fe, creeremos que algunas cosas son lejanas o imposibles e iremos perdiendo nuestra capacidad de resolver y hasta mantener la zona de confort. Nuestra vida perderá el propósito.
Según el motivador Mauricio Corrales el alcanzar una meta significa que empieza el camino para disfrutar ese sueño con todos los sacrificios y alegrías que conlleva. Por ejemplo, “hay personas que sueñan con ser padres toda la vida y cuando lo son, se quejan y olvidan cuál era el propósito” perdieron el entusiasmo y luego no saben que hacer.

Es hora de salir del área confortable, ¿qué debemos hacer?

Cuando nuestra zona de confort dejó de ser un área para la innovación, lo primero que necesitamos es reactivar la creatividad.
Acciones:
1.- Salir de la oficina o de la casa en busca de actividades que nos inspiren.
2.- Encontrar nuestro lugar creativo. Para algunos la ducha, el baño, el trayecto a la casa, la cama, hacer ejercicio, etc.
3.- Tomarnos 5 minutos de relax para desahogarnos. La mejor respuesta para el estancamiento creativo es despejarse. La recomendación es caminar, conversar con amigos de otro tema, es decir, aislarnos del problema.
4.- Codearnos con la gente adecuada.
5.- Crearnos nuestros propios retos.
6.- Ser siempre positivo y entusiastas.

Beneficios de “pegar el salto”

1-Inspiras a otros
Cuando te atreves a hacer algo que antes no te atrevías, sales de la zona de confort, e inspiras a otras personas. Quien no arriesga no gana.
Eso es liderar y, si además ese salto va seguido de una visión, estarás siendo un líder al que podrán seguir muchas personas.
2-Mejoras tu autoestima
Cuando haces cosas que antes no te atrevías, automáticamente mejora tu autoestima.
Te dices a ti mismo “me he atrevido a ser eso”, “soy valiente”, tu visión de ti mismo es más positivo. Y no solo eso, sino que es exponencial, porque luego te atreves a hacer cosas aún más difíciles.
3-No te vas a arrepentir
En Andalucía existe el dicho “pesa más que un remordimiento”.
Seguramente te vas a arrepentir más por no hacer algo que por hacerlo. Por tanto, intenta hacer o conseguir lo que te gustaría.
Si al menos lo intentas, no te arrepentirás.
4-Ganarás control sobre tu vida
Cuando te das cuenta que puedes salir de tu rutina o del camino que te han dictado y elegir el tuyo, se enciende una luz en tu cabeza y piensas “puedo construir mi vida, tengo control sobre ella”.
Además, tener control sobre lo que ocurre en tu vida o trabajo disminuye el estrés, mejora el bienestar y aumenta la motivación.
5-Tendrás acceso a una mejor vida y mejores experiencias
La idea es dar un salto hacia algo mejor, no pegar un salta para meterte en una vida peor.
Como sabrás en qué dirección ir, existirán muchas probabilidades de mejorar y tener una mejor vida.

En resumen, habrás ampliado tu zona de confort.

La gente de INKNOWATION nos explica en este genial video absolutamente todo sobre la zona de confort, ¡haz click!

 

Espero te haya servido, de ser así, comparte.

¡Muchas bendiciones!

Fuentes:

Proemprendimiento.com 

Lifder.com

Acerca de Ana Iriza C.

Ana Adela Iriza, curiosa del comportamiento humano... Licenciada en comunicación social. Graduada en la Universidad Central de Venezuela. Directora de la Revista Marcas Venezuela y de Pent House Creativo, Estudio de Planificación y Soluciones Editoriales.

Publicado el 23 junio, 2015 en Desarrollo personal y etiquetado en , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. .

Deja un comentario